CARTA DE UN DOCENTE DESESPERADO

Tiziano Tizona
Queridos Reyes Magos:
Este año no os voy a pedir los calcetines esos que siempre me dejáis, sé que me los vais a traer los pida o no. Os reclamo, para mí y para mis compañeros, algunas cosas que  no os van a costar ni un chelín: una urgente y precisa reducción de la carga burocrática; un Cuerpo de Inspectores que mire más hacia el profesorado y menos al Director Territorial de turno; unos objetivos curriculares sembrados en objetivos culturales lejos de las quiméricas entelequias rimbombantes que adornan los boletines oficiales; una libertad docente para adaptar el método al alumno y no el alumno al método; un exilio forzoso de las manoplas de tecnológicas, de editoriales, de lobbies y de intereses políticos en la sagrada autonomía de la enseñanza; una delimitación, clara y concisa, de la labor del docente; un análisis exhaustivo y un remedio al postureo galopante de los centros cada vez más inmersos en la cultura del envase; un helipuerto para los padres «helicóptero», una ley educativa consensuada y sensata; una enseñanza de los idiomas que no repercuta en los aprendizajes de otras áreas, una solución para los interinos, unos sindicatos con cara de perro que se ocupen de todo lo anterior; una debacle del fortnite y similares durante los días particulares, un apagón de WiFi en los parques y zonas de recreo infantil; unos equipos directivos que miren más al compañero, al alumno, a las familias… que a la rendición de cuentas al inspector de turno; una carga horaria que permita preparar las clases; unos proyectos basados en contenidos curriculares y en la adquisición de capacidades y no sean un vivero de vedettismo… bueno y unos calcetines del Betis.

Print Friendly, PDF & Email

2 pensamientos sobre “CARTA DE UN DOCENTE DESESPERADO

  1. También soy docente. En mi caso de matemáticas. Por cierto soy licenciado en matemáticas. No animador sociocultural. Yo entiendo que mi trabajo es enseñar matemáticas, no divertir ni seguir las modas que están acabando de corromper la enseñanza. No puedo estar más de acuerdo con la carta de mi colega al que mandó un abrazo y fuerza para seguir en la lucha. Está claro que estamos bastante solos en la tarea. Pero no por ello nos vos a rendir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *