LA HIPOCRESÍA DE ALGUNOS DEFENSORES DE LA PÚBLICA

Tiziano Tizona
Sin ánimo de polemizar, bueno… un poco sí. Podría contar por decenas los casos de los políticos, sindicalistas, profesores, inspectores acérrimos y heroicos defensores de esta bendita escuela pública tan necesaria como imprescindible; tan lo mucho que fue y lo poco a lo que parece que se aboca a ir… que resulta que sus pipiolos estudian (espero que con aprovechamiento) en  escuelas privadas (los menos) o concertadas (los más). Como muestra, la cabeza de la tribu: según ABC, las niñas de la ministra Celaá estudiaron en el Bienaventurada Virgen María – Irlandesas de Leioa (Lejona), colegio católico, concertado y plurilingüe “impregnado del carisma” de su fundadora Mary Ward y “una mentalidad abierta y comprometida con la sociedad y el entorno en el que vivimos, inspirado en los valores del Evangelio”, según la información de su web.
De estos, como diría el Evangelio, son legión. No hay cascabeles para tanto gato.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *