LOS REYES NOS HAN TRAÍDO CARBÓN

Muy mal nos hemos tenido que portar para que sus majestades no hayan tenido en cuenta la demanda de gran parte del colectivo ni la de algunos sindicatos (bien por el STEPV) solicitando el retraso en el regreso a las aulas. Muy malos debemos haber sido cuando sus mágicas excelencias no han querido ni oír hablar del tema. Muy, pero que muy ruines hemos tenido que ser para que su presente haya sido que el jueves, 7 de enero, todo el mundo vuelva a clase.

Los expertos de Oriente aseguran que los centros son espacios seguros y «no podemos dejar que el virus siga perjudicando» el futuro de los alumnos -, ha comentado algún paje real, queriendo justificar el oscuro regalo, sin más argumento.

Habría que recordarles, a él y a sus regias figuras, que en otras tierras no muy lejanas, y con igual descontrol de esta horrible plaga que nos azota, se ha aplazado el retorno sin mayor problema, anteponiendo la seguridad del personal a todo lo demás.

Por lo visto, por esos lares, los docentes y los alumnos deben haberse portado muy bien.

¿Su recompensa? Cuidado y precaución traducidos en un aplazamiento para la vuelta, no vaya a ser que la cosa se desmadre tras las celebraciones navideñas.

¿La nuestra, en cambio?

Carbón.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *