OTRA INFAMIA MÁS (SUMA Y SIGUE)

Tiziano Tizona
Lo han vuelto a hacer, parecía mentira que volvieran a caer en semejante barrizal de incompetencia y miserabilidad, pero lo han hecho. Todas las navidades llevan los sindicatos del sector pidiendo algo que suena tan simple y cabal como retrasar el reinicio del curso por lo menos al día 11, que ese par de días pueden ser recuperables a final del tercer trimestre, que, al menos, a las plantillas docentes se les hagan pruebas para y por la seguridad de la comunidad escolar y sus familias… pues nanái. Ha calado el mensaje, a base de repetirlo (¿esta gente conoce a Goebbels, ministro de propaganda Nazi: “ Una mentira repetida mil veces se transforma en verdad”?) de que la escuela es segura y que no son espacios de transmisión sino de control, ocultando que la mayoría de los niños son asintomáticos (al menos hasta la llegada de la cepa británica y a la espera de la sudafricana) y extendiendo la idea de que los niños no contagian. Todo ello salpimentado con una tacañería digna del tío Gilito a la hora de hacer pruebas entre los contactos escolares.
A todo esto, el jueves y el viernes viene una ola de frío y lluvia que va a convertir las aulas en poco menos que iglús. Las comunidades que no reaccionaron a la amenaza pandémica lo han hecho a la climatológica. Todas menos el oasis valenciano. Ya resultaba extraño la incidencia benévola de estas tierras en relación al resto del estado durante la segunda ola… hasta que se destapó el pastel y la realidad nos situó a la cabeza del macabro podio de contagios y muertes. Hay sindicatos que, a un día del sainete, siguen insistiendo (Stepv, que yo sepa. Si hay más, que lo confirmen) y nobleza obliga al sincero agradecimiento.
Todo ello mientras ayer reunían a cientos de personas (muchas de ellas niños) en una cabalgata de foto, Facebook y autobombo después de anunciar la ruina a la hostelería y todos los sectores que la rodean en un ejercicio de ruindad sin precedentes.
Mi pregunta es la siguiente: ¿Por qué? ¿Por seguir rastreramente jugando a “mira qué bien lo hago que en mis coles no hay contagios? ¿Por tener un parking apañadito para los niños que permita a los padres producir para consumir y pagar impuestos? ¿Porque saben que el cuerpo docente es más o menos sumiso y confunde derechos laborales con ideología política?
Decía Macario, muñeco filósofo y rural de José Luis Moreno: Me lo explique.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *