HABRÁ PRESENCIALIDAD EN LOS CENTROS EDUCATIVOS A LA VUELTA DE NAVIDAD

Giacomo Solo

Carolina Darias, la ministra de sanidad que parece ser alérgica a las mascarillas en sus ruedas de prensa, lo dejó claro. Fue el pasado miércoles, 29 de diciembre, en sus declaraciones tras el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud: Se garantizará la presencialidad en los centros educativos a la vuelta de la Navidad. «Es el modelo del Gobierno de España», aclaró por si alguien tenía alguna duda, mientras recordaba de nuevo, erre que erre, para quien lo quisiera comprar que «las aulas son espacios seguros».

Desconozco dónde ha estado metida esta mujer durante el primer trimestre del curso pero apostaría a que ni cerca de un aula ni, me atrevería a decir, a siquiera unos pocos  kilómetros de un colegio o instituto. Si no, se habría enterado de la altísima tasa de contagios, ergo confinamientos, que hemos sufrido en los centros antes de las vacaciones.

Además, que la mayoría de comunidades se hayan pronunciado taxativamente como la ministra, a favor de la presencialidad por segura, tampoco dice mucho de ellas. Que vamos, que está claro que a los coles tenemos que ir, personal y alumnado, y seguir con nuestra labor como hasta ahora porque si no, muchos papis tendrían que quedarse con sus hijos en casa – y no todo el mundo puede teletrabajar, de modo que ese escenario se plantea como una quimera a día de hoy imposible – pero, por favor, que no nos tomen a los docentes otra vez por idiotas ni intenten vender al resto de la sociedad lo de los «colegios son seguros», porque esa mentira solo hace que la gente se relaje y, de nuevo – puede que les importe poco, quién sabe – los retrata a ellos, los políticos.

El  próximo martes, 4 de enero, habrá reunión conjunta de los Ministerios de Sanidad, de Educación y de Universidades con los consejeros de las comunidades autónomas aunque, no sé yo por qué, confío poco en que el mensaje vaya a ser otro diferente al de «llévenlos ustedes a los centros, ¿dónde van a estar mejor, más seguros y cuidados sus hijos?».

El concepto de centros educativos como «aparcaniños» vuelve a volar sobre el escenario mientras Ómicron se desmadra.

Con todo, aún quedan días de descanso hasta la vuelta. Habrá que disfrutarlos, que esto no sabe nadie cómo va a acabar.

The show must go on.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *