LA MEJOR METODOLOGÍA NO SE ENSEÑA

Hay una característica, metodología, recurso didáctico… que es fundamental en la labor docente pero que nadie toma en cuenta, puede que debido a que es imposible ganar dinero con él a base de cursillos y muy difícil retratarlo para colgarlo en el Insta. Hablo de la capacidad de adaptación del docente respecto a lo que se encuentra al entrar en un aula. Por lo pronto, requiere un dominio de su asignatura que le permita saltar como una liebre por los terrenos de la predisposición del alumnado, del estado de ánimo, del horario tempranero o de después de horas de clase, de si han discutido o no, de si tienen excursión o viaje el día siguiente o lo han tenido el anterior… todos esos factores hacen que lo programado se vaya al traste o alcance el éxito.
Quizá sea algo innato o, tal vez, intuitivo; pero cómo le explicas eso a un gurú que critica la instrucción directa desde un atril leyendo un PowerPoint o poniendo un vídeo donde sale otro gurú dando la chapa.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *