UNA COMPAÑERA NOS HACE LLEGAR ESTO (JUZGUEN USTEDES)

Una compañera nos hace llegar la siguiente historia personal. La trasladamos a ustedes tal y como nos llega, omitimos los nombres por cuestiones obvias. Ni valoramos, ni juzgamos, opinen ustedes si lo desean.

Estimados PizarrayTiza:

Como os comenté la semana pasada, he tomado la decisión de contar mi historia.
Antes de nada, debo comentar que presento una leve discapacidad inferior al 33%, debido a problemas que me afectan tanto a la motricidad gruesa como fina, lo me dificulta subir y bajar escaleras. Además soy una persona muy sensible por lo que cuando me siento atacada me tiendo a bloquear y me afecta negativamente a mi salud mental, lo que hace que me cueste gestionar mis emociones y que me ponga nerviosa, lo que hace que pierda el control de los acnees más afectados y que suelen tener algunos problemas de conducta ya de por sí. (Lo sé porque lo he comprobado) Todo ello, ha provocado que en algunos centros en los que he trabajado haya sufrido acoso laboral. En cambio, en otros me he sentido comprendida y valorada, dándome todas las facilidades del mundo, hasta el punto de felicitarme por mi trabajo.
Dado que el curso pasado estuve mucho tiempo de baja ya que sufrí un cáncer de mama muy agresivo, por el que fui tratada con quimioterapia, durante la cual continué trabajando, intervención quirúrgica y radioterapia, me incorporé con ilusión al trabajo en septiembre, tocándome un centro en el cual ya había estado antes, de hecho, fue mi primer destino, en el año 2017. Ya entonces, tuve algunos problemas con la directora.
Este curso, todo iba bien hasta el mes de febrero, cuando se enteró que un par de alumnos, uno de ellos con problemas de comportamiento, se portaron no muy bien en mi clase,´siendo reprendidos por ello, pero a ella no se le ocurrió otra cosa que llamar a inspección.
Un miércoles me dice que al día siguiente iba a venir la inspectora junto con la responsable de atención a la diversidad de la dirección provincial a la que estaba destinada. Sufrí una crisis de ansiedad, la directora me dijo que no me preocupara, solo quería saber si ya el problema con los alumnos estaba solucionado. Pero la realidad fue otra, tras un inicio de entrevista suave, nos dirigimos a mi aula y allí, fui acorralada por la responsable de atención a la diversidad, la inspectora, la directora y la jefa de estudios. La voz cantante la llevó la primera de las cuatro, diciéndome de todo menos bonita de forma muy agresiva, tergiversaba todo lo que yo decía, se burlaba de mi material de trabajo, me llegó a decir que no era buena profesional, y que si no podía con dos alumnos, que iba a pasar si estaba de tutora de primaria, justo esa fue la sustitución que me dieron después, también en Burgos. Yo no creo en las casualidades ¿y tú? Yo me bloqueé y me sentí completamente humillada
Después de ello, me entero que toda esta gente ya había actuado así en anteriores ocasiones, en el primer trimestre con una compañera con la que me llevo muy bien y el curso anterior con otras dos compañeras, y así cada año.
A la semana siguiente, el viernes, y a última hora, la directora me comunica que se va a incorporar la titular y que se acaba de enterar, pero yo tuve la posibilidad de hablar con ella y me dijo que se lo había avisado con varios días de antelación. Obviamente, cuando la comenté cuando me lo dijeron se quedó a cuadros.
Vuelvo a casa y de repente solo recibo llamadas de sustituciones de primaria, y nada de PT, cuando sí que había sustituciones. Obviamente, no tengo más remedio que aceptar una sustitución obligatoria de la especialidad de primaria. Empiezo en 10 de marzo. Llamo al centro y les expongo que soy PT y nunca he trabajado por primaria. Me comentan que en el aula hay un alumno TDAH con problemas graves de conducta pero que ya las paralelas me echarían una mano. Cuando llego al centro, me entero que es una clase muy conflictiva y bastante complicada que tiende a comportarse mal. Dicho y hecho. Se me dijo que fuera firme con ellos, sobre todo con una alumna y si había conflictos se les expulsara
Yo acostumbrada a grupitos como mucho de 4 o 5 a los que se puede controlar, me encuentro con 22 criaturas, con varios líderes en negativo a los que los demás les siguen el hilo y son los que deciden con quien se juntan los demás y azuzan al resto a comportarse mal. O pasan por el aro o les hacen bullyng (Esto dicho por la madre de una alumna).
Además había un registro de conducta para toda la clase, donde tenía que apuntar a todos aquellos que no cumplieran las normas.
A los dos días de llegar al centro, me llama la directora del centro anterior, y no deja de hacerme preguntas que si me habían dado destino, que si estaba en Valladolid, en Burgos, que si en la capital, que si en un pueblo… y que no sabe la titular donde están los informes de las notas del segundo trimestre. ¿Perdona?. Me entero un viernes a última hora que se incorpora la titular y ¿ya debía tener los informes? ¡Si no había sido todavía la evaluación!
El caso, es que esta directora se entera de donde estoy y según me dijo, una compañera del otro centro, le faltó tiempo para llamar al nuevo centro, imagino que para malmeter.
Entretanto, tras explicar los contenidos pertinentes, y mandarles algunos ejercicios, intento trabajar con el TDAH y como respuesta las criaturas se revuelven y empiezan a hablar, debiendo la menda reñirles y llamarles la atención. También daban guerra cuando se les mandaba hacer ejercicios de matemáticas sin yo entender por qué.
Un día a la semana, hacíamos una actividad relacionada con la educación emocional, y cada vez que la llevábamos a cabo había cisco, enfrentamientos y discusiones entre ellos, como consecuencia debía sacar al pasillo a alguno. Obviamente con la puerta abierta para controlarles, excepto una vez que una de las criaturas se le ocurrió cerrarla y colocar una mesa para bloquear la puerta. Le reñí, quitamos la mesa, abrimos la puerta y me encontré a la jefa de estudios riñendo a la alumna que había expulsado. Después de eso me llevé una buena bronca, que por qué la había expulsado…, que por qué había cerrado la puerta…
En esos días algunas de las criaturas me impedían dar clase con normalidad porque andaban jugando con papeles, tirando bolis a propósito…, vamos interrumpiendo las clases constantemente. Tenía que quitarles aquellos objetos con los que jugaban, y por supuesto eran apuntados en el registro de conducta.
El lunes siguiente, hubo conflicto entre el alumno TDAH y la alumna expulsada la semana anterior, tuve que llamar al equipo directivo porque les mandé a dirección y no querían bajar. Ahí me cayó otra bronca, que les había consentido y debía haberles expulsado de clase.
La semana siguiente fue peor todavía, porque en la actividad esa relacionada con la inteligencia emocional, uno de los niños dijo que estaba triste porque una alumna le había dicho o hecho no se que (no me acuerdo que dijo) El caso es que esa alumna, por lo visto había dicho que la habían hecho bullyng el trimestre anterior, el caso es que los chicos no se llevaban bien con ella. Intentando arreglar el conflicto, la alumna se pone a llorar y los críos se alteran de tal manera que era imposible controlarlos. Yo intentando calmar a los de dentro y la niña me pidió permiso para salir un rato fuera. Ahí me cae otra broca fuerte, que por qué había dejado a la niña fuera llorando. Una de dos, o me quedo intentando controlar a la jauría humana o me voy a consolar a la niña, las dos cosas son imposibles.
Alguien va al equipo directivo que sube, preguntan que pasa y los niños empiezan a contar cosas negativas de los niña que está llorando, pero yo me llevo otra bronca, que no puedo permitir que los niños hablen mal de otra compañera. ¡Pero si las cosas negativas las dijeron estando el equipo directivo delante!
Resulta que no se que le contaría esa niña a su padre que me denuncia a inspección, dicho padre también denunció a la otra tutora (la que tuvo un mes) y tuvo una discusión con el profesor de música y que me vendría a visitar la semana siguiente. Además me pusieron “apoyos”, yo daría la clase y me encargaría de la gestión del aula, ,pero habría un segundo profesor en el aula.
Esa semana también se produjo una reunión entre los padres y el equipo directivo acerca del comportamiento de la clase.
A partir de ahí el comportamiento del alumnado mejoró un poco, solo un poco, pero por lo menos podía impartir clase algo mejor.
El 23 de marzo viene a visitarme el inspector, dado que habíamos terminado el tema de naturales, decidí hacer un repaso de los mismos mediante unas cuestiones plasmadas en un documento, dado que dos días más tarde iban a hacer el examen. Les dejaba un tiempo para responder las preguntas y luego lo poníamos en común. (PLAN DE MEJORA DE CIENCIAS NATURALES DE SANTILLANA). Era una actividad que realizaba previa al examen en el colegio anterior y a los tutores les parecía bien.
Tras el recreo, expusieron las maquetas de los ecosistemas y luego les cambié de sitio porque se lo había prometido, se alteraron y el inspector se fue.
A la hora de religión que coincidía con valores, me llamó el inspector, me hizo una serie de preguntas, a las que contesté con sinceridad y me dijo que cambiará la metodología, que fuera firme con las normas del alumnado, entregará mi programación semanal al equipo directivo, todo ello lo cumplí a rajatabla
Respecto a mi metodología tengo que decir que hacía lo que había plasmado en la programación de aula: lectura de la teoría, realización y explicación de esquemas en caso de sociales, naturales y lengua, y realización de las actividades, ya sea en clase o en casa como tarea.
Las criaturas montaban el cisco cada vez que les daba un examen corregido porque protestaban por la nota, porque no estaban de acuerdo con la corrección… A ver: si la respuesta no está completa, no voy a poner un uno, cuanto más completa sea la respuesta más nota tendrá, digo yo…
También se alborotaban cuando terminaban los exámenes. Mandaba callar pero no hacían ni caso.
Cuando les apuntaba en el registro de conducta también había movida, sobre todo apuntaba a 5 alumnos que eran los que más guerra daban. Había lío porque según ellos no habían hecho nada, que por qué les apuntaba. Me decían que les diera una oportunidad y cada vez que les llamaba la atención me decían eso de la oportunidad. Yo decía que ya se la había dado, que tocaba ya apuntar en el registro. Les era comunicado a los padre por un documento firmado por mí y con sello del centro, pero en algunas ocasiones no lo llevaban a casa.
Algunas de las actividades que realizamos han sido: manualidad de linea del tiempo en sociales, trabajo de investigación en lengua: títulos de distintos tipos de leyenda, en sociales, búsqueda de calles con nombre de gremios..
Otra aspecto a destacar es que mi estado anímico cada vez era más bajo, siempre estaba triste, tenía crisis de llanto, no me concentraba cuando estudiaba, tenía nauseas, taquicardias…
En reuniones que teníamos en ocasiones todo el profesorado del nivel la directora me ridiculizaba delante de todos los compañeros, con comentarios como que el comportamiento de los alumnos era por culpa de los profesores, o que les consentía demasiado. Por otra parte, muy pocas veces pude participar con las reuniones de nivel, me tenían ocupada haciendo otras cosas.
En Plástica, dado que hubo alumnos que no entregaron las tareas, me dijeron que les suspendiera, pero luego el equipo directivo me obligó a cambiar las notas y aprobarles. Me dijeron que había cometido errores al pasar las notas del excel al programa colegios, pero si soy sincera, no soy consciente de ello porque iba revisando si la nota que ponía al alumno se correspondía con la del excel, según las iba escribiendo.

Así que decidí pedir cita con la médico de cabecera, porque dije que si no se incorporaba la titular yo me pedía la baja. Pero mi médico estaba de vacaciones y me anularon la cita, así que tuve que volver después de vacaciones.
Durante las vacaciones, hice PPT de sociales y naturales, con videos e imágenes incluidos, comenzar a utilizar clasdojjo con recompensas incluidas, para fomentar el buen comportamiento del alumnado.

Volví de las vacaciones al trabajo pero mi situación anímica era bastante mala, con crisis de llanto, todos los días. Ya se eliminaron los “apoyos”, la alumna más conflictiva provocaba discusiones con los compañeros por lo que tenía que interrumpir las explicaciones y mandarla a dirección.
El jueves, mientras hacía el esquema de sociales, un niño hizo un chiste y todos empezaron a reírse y a hablar, dándome una crisis de llanto. Varios niños bajaron a dirección a avisar a la directora que subió. Tuve que apuntar a todos los alumnos en el cuaderno de conducta.
Al día siguiente recibo la visita del inspector por sorpresa, las clases tienen lugar de forma adecuada, sobre todo la de matemáticas y luego la de naturales, la primera media hora transcurrió con normalidad, intercalando videos, explicaciones, experimentos. En la media hora antes del recreo ya empezaron a alborotarse un poco, debiendo parar la explicación. Coincidía con la hora de ir al baño, porque tenían pautado que la media hora antes del recreo iban de 4 en 4 al baño, dos chicos y dos chicas.
A última hora, tuve reunión con el inspector, según él no había hecho nada de lo que me había pedido, ni había cambiado la metodología, ni sabía gestionar la clase, no usaba bien el cuaderno de conducta, iban al baño sin control…., que no dominaba los contenidos, que no adaptaba las actividades al acneae ¡Si tiene libros de su nivel y le hacía los exámenes adaptados! y se metió como no, con mi ligera discapacidad. Me dijeron que se me abriría expediente contradictorio pero que si cogía la baja se paralizaba todo. Dijo que no sabía si era una incompetente o no me encontraba bien.
El día 25 de abril me cogí la baja y el día 27 me dicen que si no me incorporaba a fecha 3 de mayo me incorporaban a listas. Me derivaron a salud mental y yo a la par llamé a la psicóloga de cáritas. El día 5 me llega la carta de que se me va a incoar el expediente contradictorio. El día 24 de mayo voy a la psicóloga y el día 30 a la psiquiatra. Las dos me diagnostican Trastorno adaptativo con clínica ansioso depresiva, la psiquiatra añadió por problemática en contexto laboral y la psicóloga; que era debido a acoso laboral, según ella han ido a buscar hasta el más mínimo fallo para poder pillarme.
Respecto al expediente, ya tengo enviadas las alegaciones y tuve audiencia con el inspector instructor, pero la cosa no ha terminado así que podemos decir que: CONTINUARÁ.

PD: Si que es verdad que la principio me notaba espesa a la hora de explicar, pero luego fui cogiendo soltura.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *