LA PENOSA REALIDAD DE LAS LEYES DE EDUCACIÓN EN ESPAÑA

Tiziano Tizona
Ale, pues parece que ya vamos a tener otra ley de educación. Viendo que conforma a muy pocos y que la mayor virtud que le encuentran sus defensores es que acaba con la LOMCE, los augures marcan pronta caducidad. ¿Por qué? Porque aunque fuera una ley excelente (que, en mi opinión, dista mucho de serlo) no cuenta con el apoyo ni el consenso de «la otra mitad» y durará exactamente lo que tarden los otros en llegar al poder, si es que lo hacen. No volverán a consultar al mundo docente, volverán a dejar meter la cuchara a las tesis de sus apoyos necesarios para otras decisiones (léase presupuestos, por ejemplo) y tendrán al otro bando mosqueado. Lo mismo que esta pero al revés.
Todo lo que no sea una ley pactada por PSOE y PP, a día de hoy, no deja de ser un canto de cisne desde que nace. No se hagan ilusiones los unos, ni se hagan cruces los otros. Pónganse de acuerdo y escuchen más al profesorado y menos a Microsoft, a BBVA, a la OCDE y a todos los que intentan sacar tajada de nuestros sudores y del futuro de nuestros alumnos. La educación vertebra un país y es un punto fundamental para el desarrollo cultural y económico, lástima que quede en manos de las sucias artimañas de intereses políticos o empresariales. Nada que celebrar en la anterior, nada que celebrar en la presente y, me temo, que nada que celebrar en la próxima.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *