PEDORRETAS A LAS ADMINISTRACIONES

Tiziano Tizona
Hasta el día de hoy, a los docentes las administraciones nos han regalado los oídos con buenas palabras y agradecimientos varios. Eso es gratis,no cuesta nada; solo faltaría que encima nos hubieran criticado puesto que, a costa de nuestras vacaciones, de nuestros fines de semana y de sacrificar la atención a nuestras familias, les hemos sacado sus santas castañas del fuego de sus titubeos: órdenes y contraórdenes que impepinablemente acaban en desórdenes.
La clase política ha dado la imagen del boxeador que se cubre el mentón perfectamente después de recibir cada castañazo.
Fuera de las bonitas palabras hace frío, pues estas administraciones, que tanto y tan bien hablan de nosotros, nos han regalado precisamente lo que llevamos clamando en contra ya durante lustros: más burocracia.
Eso por el momento. Del festival de ocurrencias para un futuro cercano sobresalen las adaptaciones de gimnasios, bibliotecas y salones de actos (el que los tenga; a veces dudo que esta gente haya pisado alguna vez un colegio en España), y que el mismo profesor se haga cargo de varias aulas a la vez y hacernos garantes del control de una realidad pandémica para la que nadie nos preparó, por ejemplo. Cuando se les pregunta qué hay de ampliar plantillas y reducir ratios, todos pueblan los cerros de Úbeda cuesta abajo mientras nos hablan de un 5% que de ve tan lejano como su eficiencia.
Pues nada, muchas gracias por vuestras palabras y muchas pedorretas por vuestros actos e intenciones.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *