MIS DIEZ VERDADES SOBRE LA TELEDOCENCIA

Tiziano Tizona
Después de tropecientas jornadas encerrado en casa, con el trasero con más callos que un taxista, y dándome bofetadas con la teledocencia -más bien recibiéndolas, porque en este combate ejerzo de mero encajador, esperando el ansiado golpe de gracia que  pille desprevenida a mi  computadora y disfrutar de la parábola descrita desde mi ventana hasta el suelo- hay varias cosas que me han quedado clarinete:
1-La presencia del docente en el aula es insustituible, y ningún centro de interés o autoaprendizaje predicado por los gurús ni siquiera se le acerca.
2- Los grupos, o los trabajos en grupo, son un recurso más, no aguanta un asalto de realidad cuando se convierten en dogma.
3-Los niños pueden aprender haciendo; pero requiere un trabajo de conocimiento previo personal y la aplicación de esos conocimientos lo que fija el aprendizaje, y no al revés.
4-La administración no pierde oportunidad en dejarnos tirados y se sacude las moscas siempre que puede; deba o no.
5- Los contenidos no dejan de ser esenciales aunque los disfracemos con terminología molona (estándares,competencias…etc).
6- Para muchos, la modernidad consiste en hacer lo que se ha hecho en un aula desde siempre pero a través de una pantalla.
7- Los exámenes on line solo son una coartada.
8- Para otros muchos más (incluidos algunos docentes) el colegio es un parking o, en su mejor versión, un parque de bolas.
9- Cualquier método criticado en este artículo es efectivo dependiendo de la habilidad del enseñante. Lo mismo pasa con los defendidos. No existe ”método de fierabrás” sino buenos y malos profesionales.
10- Cuando te hablan de ”vocación», échate mano a la cartera porque es muy posible que te la estén intentando colar.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *