ASÍ NO, CCOO

Tiziano Tizona
Un informe de CCOO señala que por cada docente menor de treinta años hay siete de más de cincuenta; clama por el equilibrio de las plantillas (basándose en las recomendaciones de la OCDE). Alega que si los mayores aportan experiencia y conocimientos, los más jóvenes presentan más dominio de los nuevos lenguajes.
Niego la mayor, cada docente es un mundo y su labor pedagógica (ni siquiera el uso de las NNTT) no depende, ni mucho menos, de la fecha de su nacimiento. He visto gente explicar el sistema solar con globos de manera magistral, y verdaderos zotes con pantalla y ordenador a los cuales se les corta la respiración y se les saltan las lágrimas si les falla la WiFi en el aula (independientemente de la edad). Pensemos en asignaturas como literatura, filosofía, música, cultura clásica, física, química, biología y un largo etcétera… Hablo en primera persona: mis mejores maestros han sido gente comprometida, culta, abierta, sensata, capaz, ilusionada, preparada, paciente, empática y, sobre todo, profesional. Los ha habido de todo pelaje y condición; con un denominador común: lo primero el alumno, después el alumno y muy lejos de ellos todo lo demás (incluida la manida digitalización de las enseñanzas). Nunca me planteé su edad ni como mérito ni como demérito.
Para algunos Sócrates, el más grande de los docentes, que estuvo enseñando casi hasta los setenta, sería poco menos que una rémora.
Así no, CCOO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *