TODOS SOMOS FERNANDO (VERGÜENZA AJENA)

Todos somos Fernando (vergüenza ajena)
Tiziano Tizona
Fernando de la Cueva se resiste a abandonar sus libros de papel en su asignatura de matemáticas (31 años impartiendo clase le avalan) a pesar de que el claustro del IES en el que trabaja ha decidido que la materia se imparta con libros electrónicos. Fernando ejerce su libertad de cátedra y explica sus razones: se pueden hacer anotaciones al margen, subrayar rápidamente, corregir el texto, apuntar una fórmula, usar el compás para medir, o trazar, una circunferencia… (prueben a hacerlo en un e-book). Fernando ha comprobado a través de un programa experimental voluntario que sus alumnos han bajado el rendimiento en matemáticas con la utilización de las tablets. Fernando apoya la tecnología en otras áreas y Fernando respeta los métodos de sus compañeros.
Fernando se ha buscado la vida a través de compañeros, institutos y demás colaboradores para que a sus alumnos no les faltasen libros de matemáticas , ha cargado con ellos y se los ha regalado a sus chicos.
Fernando tiene al claustro de su IES en contra, y a Fernando le han desestimado una queja impuesta al «Defensor del Pueblo Aragonés» (o similar, porque Fernando ejerce en la noble tierra aragonesa).
Ahora me hablan de libertad de cátedra, de diversidad, de tolerancia, de respeto, de criterio, de democracia y de espíritu crítico.
Fernando es un héroe… otros no pasan de ser una auténtica vergüenza.

1 pensamiento sobre “TODOS SOMOS FERNANDO (VERGÜENZA AJENA)

  1. Soy Fernando de la Cueva Landa, el profesor al que se alude en estanentrada.
    No soy un héroe.
    Soy un panoli.

    Vaya por delante que lo que sí soy es defensor de que cada profesor trabaje con los medios que estime más oportunos.
    Me revuelvo ante las prohibiciones y las imposiciones.
    Trabajo siempre combinando los medios «analógicos» y «digitales». Pero soy yo el que decide cuándo y cómo se han de emplear.
    ________________________________
    En su (a mi juicio) magnífico reportaje
    de «El Mundo», la excelente periodista Olga R. Sanmartín escribe algunas cosas que querría matizar:
    «Sostiene que, durante los últimos cuatro años, en que sus alumnos han trabajado de forma experimental y voluntaria con las tabletas, el rendimiento ha bajado.»
    Quizás no me expresé con la claridad necesaria cuando hablé con la periodista.
    Algunos alumnos sí que han experimentado en mi instituto con «tablets» desde hace tres años, pero ni eran mis alumnos ni puedo constatar si su rendimiento ha subido o bajado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *