OTRA VEZ EN EL CENTRO DE LA DIANA

Tiziano Tizona
Los del foro de educación del diario «El País» han puesto sobre el tapete el asunto de la «evaluación del profesorado». Las opiniones, como se pueden imaginar, son multicolores (muchas de ellas sensatas y sesudas, otras más de pachanga y pandereta); el que quiera verlas ya sabe dónde encontrarlas.
El tema es que, otra vez, tal y como pasa con el MIR, cada cierto tiempo y a la remanguillé, se nos pone en el centro de la diana como responsables del caos de la cosa educativa.
Por supuesto que tenemos parte, o gran parte, de culpa. Pero pocos colectivos de profesionales soportan las presiones sociales, políticas y mediáticas; la irrespirable burocracia; el cruce de intereses de editoriales y tecnológicas; la mentecatez de ciertos proyectos de los equipos directivos para pavonearse ante sus superiores o la administración a costa del sacrificio de objetivos curriculares; las infumables leyes educativas; el despotismo sectario de los gobiernos autonómicos; la descuidada función de sindicatos de dieta y subvencion; el descrédito de la formación y de la cultura; la cada vez más amplia carga horaria; el tiempo cada vez mayor que hay que dedicar a mamarrachadas varias en horario lectivo y no lectivo; el tener que dar clases de distintas asignaturas en un  idioma que no es el tuyo ni el de tus alumnos – lo que supone una  agresión para el aprendizaje del uno y de las otras-; el tener varios niveles curriculares por aula; el vivir cara a la exposición de las redes sociales y la vacuidad del marketing; la competencia de móviles, tablets, ordenadores, consolas y televisiones; el poquito respeto a la libertad de cátedra… ¿sigo?
Supongo que eso también será objeto de análisis cuando nos evalúen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *