LA CULPA ES DE LOS MAESTROS (QUE NO OS ENTERÁIS)

Tiziano Tizona
Recién aprobada la tercera hora de Educación Física para las etapas obligatorias escolares; revisados los menús y programadas las charlas sobre el riesgo a la exposición a las pantallas y la perversidad de las redes sociales. Todo bien y aceptado por su oportuna implantación de 9 a 5.
Paseo por un parque en viernes tarde y los cachorros plantan su trasero en el tiesto de los bancos, cada uno con su móvil, que si Instagram, que si el grupo de Face, que si el Fornite, que si la madre que parió a Paneque mientras van y vuelven al kiosko de la esquina con su botín de bollos o de petróleo embolsado con sabor a queso o a barbacoa. Ni un balón, ni una cuerda, ni un columpio que se use para lo que se inventaron. Sus padres felizmente relajados con su café con leche o su cañota, con la única misión de cebar, de vez en cuando, la mano de los infantes con algún eurillo que pasa automáticamente a buscarse hueco en la caja registradora del kioskero o de encargar las pizzas para la cena . La vida es sencilla y feliz. La culpa es de los maestros, que no os enteráis.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *