DOCENTES, ACLÁRENME ESTO.

Tiziano Tizona.

La pandemia ha revuelto el avispero educativo, las administraciones han sacado el capote y los docentes no acaban de enseñar los dientes. A falta de confirmar, o descartar, las actuaciones pertinentes para el próximo curso escolar- nadie es capaz de manejar las situaciones ,ni siquiera en forma de hipótesis, puesto que nadie puede concretar racionalmente el cómo regresaremos-, sí deberíamos empezar a fijar las prioridades de lo que debe ser la función docente. Lo digo porque los que nos jugamos, ahora literalmente, la vida en las aulas somos el último mono al que no se le consulta, quedando una vez más relegados a meros cumplidores de órdenes y planes, muchos de ellos descabellados.  Adelanto que la ley Celaá es más de lo mismo y no reconduce ni en un sentido ni en otro la caótica situación de nuestras aulas. Está pensada, como todas, para una legislatura y nace con fecha de caducidad. Los políticos se menean»entre dos aguas» con la maestría de Paco de Lucía.

¿Queremos una escuela que se rija por la transmisión de conocimientos, de cultura y de civismo? (Ojo que los están convenciendo para derribar y pintarrajear estatuas de Cervantes, de Colón, de Shakespeare…)¿La función principal de la escuela, sobre todo en las edades más bajas, es facilitar la conciliación familiar quedando lo demás en un segundo plano?¿ La calidad de un sistema educativo consiste en que todo el mundo promocione independientemente de los logros adquiridos como piensa nuestra ministra? ¿Estamos los docentes influenciados por nuestra ideología política y eso nos impide objetivar nuestra postura en torno a la labor que nos corresponde? ¿Somos conscientes del poderío que tendríamos si realmente encontrásemos un cauce efectivo para que se tuvieran en cuenta nuestras propuestas? ¿Estamos dispuestos a poner pie en la pared o preferimos seguir dejándonos llevar por las circunstancias y quejándonos de ello?¿ No sería conveniente adoptar en algunas ocasiones el lema ”No es no» y hacerlo valer hasta las últimas consecuencias?¿Hasta qué punto los equipos directivos son defensores del conjunto docente y de las familias de la comunidad escolar o transmisores y aliados de las altas esferas (inspección, consejerías, editoriales…)¿ La visibilidad del docente (gurús y conferenciantes varios) es un reflejo real de nuestro colectivo?
Hay muchas cosas para reflexionar ahora que viene el verano. Esperamos respuestas, diversidad de criterios, reflexiones y respeto. Es hora de empezar a avanzar.
Sapere aude.

Print Friendly, PDF & Email

2 pensamientos sobre “DOCENTES, ACLÁRENME ESTO.

  1. Con tu permiso lo twitteo etiquetando a mi consejero 😜.
    También lo voy a difundir en mi claustro, a ver si les da por pensar en estas preguntas durante el verano 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *