El DEDO DEL ECONOMISTA EN EL OJO DEL DOCENTE

Tiziano Tizona.
La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) a la que pertenecen 18 expertos ¿educativos? (es leer el término y me llevo la mano a la cartera) ha remitido un informe al ministerio de la cosa y a las CCAA con sus propuestas para arreglar esto de la desescalada educativa (ojo que los contagios van subiendo al ritmo de un 30% más) y a la problemática de la educación española que no acaba nunca de solucionarse. Sus soluciones pasan por contratar como docentes a gentes que no lo son, sino que piden nutrirse de los mejores alumnos de otras disciplinas: matemáticas, física, historia… En palabras de Clara Eugenia Núñez, coordinadora de la Comisión de Educación y Ciencia del Grupo de Trabajo Mixto Covid-19: «No se trata de contratar a interinos o a los que han suspendido las oposiciones, sino poner a los mejores en su ámbito», mostrando una ignorancia pantagruélica de lo que es un aula y la labor que desarrollan en ella los docentes, y dando una patada en la entrepierna de decenios de ciencia pedagógica. Por otra parte, pretenden que un cursillo suplante el máster que habilita para la docencia en el caso de que ingenieros, arquitectos, periodistas… demuestren habilidades lingüísticas o matemáticas y vocación de docencia. Todo esto salpimentado con la apertura de los centros escolares en verano para los alumnos con más carencias, la supresión de los deportes y de las actividades e grupo y la concentración del currículo en las asignaturas «más importantes».
Menos mal que han llegado los economistas, los mismos que no han evitado dos crisis como dos elefantes en el último decenio, a arreglarnos esto de la educación… sin educadores. Nosotros seguimos aguantando y riéndoles las gracietas a toda esta gente en congresos y cursillos, y encima pagando por escuchar sus sandeces. No tenemos remedio.

Print Friendly, PDF & Email

2 pensamientos sobre “El DEDO DEL ECONOMISTA EN EL OJO DEL DOCENTE

  1. ¡Qué comentario más despectivo! A ver si nos enteramos de una vez que los interinos no son desechos, que son tan profesionales como cualquier funcionario, que muchísimos tienen un expediente académico brillante, que tb muchísimos han aprobado las pruebas de una oposición varias veces y no han obtenido plaza porque salían muy pocas durante muchos años seguidos… si lo que se pretende con esta idea es la de escoger a aquellos que tienen los mejores expedientes académicos, que vayan buscando entre los interinos, que encontrarán un gran abanico de posibilidades; porque no siempre tener uno de los mejores expedientes académicos y aprobar unas oposiciones van a la par…
    Además, el personal que más se adapta a los cambios y a todo tipo de circunstancias suele ser el interino porque es el que ha de aceptar todo lo que le encarguen. También es el trabajador que tiene los últimos requisitos en titulaciones, cursos de formación, de idiomas, etc; pues de lo contrario se arriesga a no permanecer en bolsa…

    Por favor, ya está bien de menospreciar a los interinos que tienen todas aquellas características que se valoran más en los trabajos actuales y de futuro “la adaptabilidad y la formación continua“ y que han demostrado con creces durante años su profesionalidad. Y como muestra un botón: el trabajo de los profesionales sanitarios durante la pandemia -un gran número de ellos eran interinos –
    En educación un interino ha dado clase de todo y ha hecho de todo: se ha convertido en un todoterreno que funciona siempre con efectividad debido a su experiencia.

    Ya está bien de atacar a los interinos que no son enchufados de nadie, son trabajadores en precario altamente castigados a los que la UE ha tenido que ir reconociéndoles derechos que este país, el suyo, no les quiso reconocer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *