DOCENTES, CALLAD Y SOMETEOS

Tiziano Tizona.
La cosa empezó a cocerse ya en la Mesa de la Comisión de Educación cuando los representantes de Psoe y Podemos (3) votaron en contra de la comparecencia de la comunidad educativa respecto a la Ley Celaá, frente a los del PP (2). Como no hubo unanimidad, la decisión fue trasladada a la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados con resultados análogos: 20 votos en contra (Psoe y socios varios del gobierno), 16 a favor (PP, Ciudadanos, Vox y UPN).  Que nadie se haga ilusiones, que el resultado, en otro contexto parlamentario y con otras mayorías, hubiera sido idéntico pero al revés; al menos, eso pienso puesto que hay innumerables ejemplos de ello en el parlamento nacional y en los taifas autonómicos.
El caso es que, por primera vez en la historia de nuestra jovenzuela democracia, se saltan hasta el postureo de dejarnos hablar, discutir y meter baza en algo que nos va a afectar en los próximos años – exactamente hasta que haya un gobierno de otro color, que realizará la misma jugada  pero en sentido contrario con su propio proyecto de Ley de Educación- al tiempo.
Se ha abierto un melón que deja clara la evidencia de que somos un cero a la izquierda en relación a nuestra propia profesión, perpetrado por una casta política que nos quiere, y nos tiene, sumisamente en silencio. Nosotros (incluyo a determinados sindicatos también) dando pruebas de nuestra necedad aplaudiendo lo chachi que lo hace el consejero de turno, si es que es de los «nuestros». Error, señores, los únicos «nuestros» somos «nosotros», y hasta que no alcancemos un corporativismo contundente nos van a estar bailando ley tras ley, legislatura tras legislatura. Urge organizarse, marcarnos unos objetivos como colectivo, dejar el ala protectora de partidos e ideologías políticas y dar el puñetazo en la mesa, esté sentado enfrente quien esté sentado.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *