¿HÉROE? A MÍ NO ME LLAME USTED ESO

Tiziano Tizona
Está corriendo por las redes un texto de agradecimiento tildando a los docentes como «héroes». Lo primero es dar las gracias por aquello de «de bien nacidos…». Pero no, no somos héroes, somos trabajadores honestos que cumplen con la función asignada de la mejor manera que pueden con los recursos que les dan. Que han protestado, e incluso se han puesto en huelga, porque ven que las condiciones no son las idóneas y que ven cómo se trampea con los datos y los tests desde las administraciones. A los que les han dificultado, en la mayoría de veces negado, la condición de personas de riesgo y a los que se mete en un aula bajo el paraguas de un eufemismo (grupo burbuja) o un sinsentido (distancia «irreal» cuando vemos que el tema está en los aerosoles, lo cual hace, en espacios cerrados, muy difícil su efectividad); que llevan avisando desde septiembre que le clave está en las ratios, los espacios y las pruebas en busca de asintomáticos y la única solución que les han propuesto es que abran las ventanas o que den clases en el patio (porque hace más frío en Noruega… y además sale gratis), que los EPI los conocen por fotografía y que los hacen responsables de los contagios en las aulas porque almuerzan o hablan muy fuerte (hay más gargantas rotas ya que en una peli de kung-fu).
Agradeciendo de nuevo el reconocimiento y  el apoyo, quizá sea el momento en que la sociedad reclame condiciones óptimas, si no para los docentes, por lo menos para los alumnos (recordamos que a estos los devolvemos a sus casas a diario a convivir con ustedes).
Tengo claro que no somos héroes, tanto  como sí tengo claro quienes han sido los villanos.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *