POBRES CHAVALES, POBRES DOCENTES

Tiziano Tizona
No saben qué hacer con ellos. Solución: tengámoslos en los  centros educativos obligatoriamente hasta los 18. El problema se retrasa un par de años más y, el día de mañana, los dioses proveerán estadísticas que les cuadren. En vez de buscar soluciones a un sector de la juventud que merece una salida alternativa al ámbito escolar – dentro de un mercado laboral que se barrunta complicadísimo- los aparcamos por «cogollos» en centros en los que ni quieren estar, ni van a aprovechar, ni van a dejar aprovechar a los jóvenes que sí hayan mostrado querencia a los estudios. Torturando así, durante dos años, a unos, otros y los docentes que les toque en gracia (probablemente los compañeros de FP). Los jóvenes, estudien o no, se merecen que el estado les ofrezca la posibilidad de elegir, de salir adelante, de no perder ni hacer perder el tiempo. Si han de estar hasta los 18, espero que estudien y apliquen un sistema que a estos chavales les sea provechoso y no se limiten (como van a hacer) a tenerlos guardaditos en las aulas. Porque que todo el mundo se merece contar con oportunidades, se apliquen en los estudios o no.
La LOMLOE tiene pinta de darnos muchas alegrías.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *