OIGA USTED, ESTAMOS HARTOS DE AGRESIONES

Tiziano Tizona
Me desayuno con las imágenes de un intercambio de leches entre un profesor y tres jóvenes en las puertas de un instituto de una población sevillana. Según cuenta la prensa, los chavales se interpusieron delante del auto del profesor impidiéndole circular y cuando este salió a pedir explicaciones se lío la de San Quintín a sartenazos; saliendo el docente con una importante ración de estopa. Como ignoro los antecedentes de los hechos y ya está la Guardia Civil investigando el suceso (previa denuncia del profesor), ahí lo dejo, no vaya a meter la pata (algo bastante habitual en este que les escribe).
Puntualizo dos cosas que dejo sobre el tapete que no me pasaron inadvertidas:
1) A la señora que graba la agresión se le escucha decir en el vídeo: “El primero que le ha pegado ha sido el tío a los chavales…Me cago en su puta madre». Señora, defeque usted donde crea conveniente, pero que sepa que los docentes no solemos salir de los centros en busca de los alumnos para liarnos con ellos a sostrazos. No olvide, después de defecar, limpiarse las posaderas y de paso le da usted un repasito a su lengua, por si las moscas.
2) Los compañeros del docente se negaron a dar clases al día siguiente porque “están hartos de vejaciones y agresiones de los alumnos”. Para mí eso es definitivo y me da una pista contundente de lo que pasa en ese centro (como en muchos otros por desgracia).
Mis preguntas apuntan hacia arriba: ¿Qué hace Imbroda y sus chicos, a parte de pastelear con Google y similares, para paliar estas situaciones?¿Por qué Celaá, en vez de sus continuas reuniones con banqueros, el último el presidente de Bankia, no baja al ruedo y empieza a proteger de una manera definitiva, vía BOE, a sus trabajadores? ¿Cuándo la escuela dejó de ser un centro de aprendizaje para convertirse en un sucedáneo de revista de vedettes lo que conlleva que si el alumno no está divertido y el profesor no ejerce de showman para entretener al alumnado, sino que se dedica a repartir saber y cultura tiene muchas papeletas de sufrir ataques y agresiones (ojo, y no solo por parte del alumnado)? Quizá en esta última pregunta esté la madre del cordero, en mi opinión.
Añado: ¿Por qué la inspección educativa en muchos casos se alinea con los agresores y se dedica a poner paños calientes que no solucionan nada, más bien refuerza esas actitudes?
¿La LOMLOE supone algún avance en este aspecto?
¿Qué hacemos con los alumnos disruptivos (el RRI es una medida eficiente por sí solo)?¿Quién cuida de los derechos del alumnado que sí quiere aprender, estudiar, culturizarse, labrarse un futuro?
Ahí dejo las preguntas en busca de que alguien más listo que yo (son legión) me ayude a encontrar respuestas. Feliz domingo a todos. Mi entera solidaridad con los compañeros de ese instituto.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *