IMAGINEN (LA EUFORIA DE LOS CONSEJEROS)

Tiziano Tizona
Imagínense: niño asintomático pega el virus a compañero porque estar alerta 6 horas al día es complicado. Compañero llega a casa, se quita la mascarilla y convive libremente con su familia. Compañero transmite virus a mamá y mamá se encuentra rarilla. Mamá se hace test el resultado se lo dan unos días después. Mientras compañero sigue yendo a clase 6 horas al día repartiendo juego. El resultado de mamá de compañero es, desgraciadamente, positivo. Mamá paga pruebas a compañero puesto que son contacto estrecho. Compañero, obviamente, da positivo. Sanidad apunta que madre es la contagiadora y compañero el contagiado.
No imaginen, es lo que está pasando. ¿Comprenden ahora la euforia de los consejetas y sus palmeros?

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *