QUE PASE EL ZORRO AL GALLINERO

Estamos dejando un poco la educación en manos de la empresa privada. No es que me parezca mal, es que me fío poco…o casi nada. Razones: la empresa, más si es privada, tiene, sobre todo, el objetivo de ganar pasta y me parece correcto. Realmente no es que sean monstruos comeniños sino que tienen que rendir cuentas a sus accionistas. Por lo cual en cada proyecto que meten el hocico antes o después meten la cuchara; muy extraño sería que no pasase lo mismo en la cosa educativa. Si esas empresas quieren colaborar, como venden a bombo y platillo mediático, con el desarrollo educativo y cultural de una sociedad, lo tienen muy sencillo: subvencionen becas, regalen equipos, paguen impuestos…Puedo entender los convenios con la FP sobre todo en el tema de las prácticas, pero poco más. El asunto de las plataformas tecnológicas para los asuntos docentes me escama: ¿cuánto tardarán en sacarle rendimiento y cómo pensarán hacerlo?(porque lo harán). ¿Qué pasa si a Google, por ejemplo, se le hinchan las narices por un quítame allá un impuesto y decide dejar a todos los colegios colgados en sus sistemas, que para eso son suyos? ¿ Y si después de morder el anzuelo y poner el marcha el mastodonte deciden cobrar por él?(pueden hacerlo, y será más cómodo pasar por el aro y pagar que volver iniciar el proceso).¿Cuánto de vida tienen Google Suite y sus primos, cuánto tardarán en sacar otra aplicación y volver a enredar a los docentes en cursillos, y acreditaciones, y…y…y…vuelta a empezar con la rueda?¿ Qué leches hace una ministra de educación reunida con ellos día sí día también? ¿Es necesario un Google leches o un Microsoft releches dos punto cero para enseñar a leer, a resolver operaciones, a reflexionar, a redactar, a mirar e interpretar un cuadro, a disfrutar tocando un instrumento musical, a conocer las causas de la Revolución Francesa o de la crisis del s. III en el Imperio Romano, a escribir una carta o un cuento, a dibujar un árbol…?

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *