CUIDADO CON LAS EMOCIONES

Tiziano Tizona
El tema de las emociones es apasionante, como apasionantes son los debates surgidos en torno a la presencia y el trabajo de estas en el ámbito educativo. Como uno ya tiene una edad, y es portador de un culo más pelado que un mandril en modas educativas que vienen, que van y, más o menos, tiene claro lo que permanece y lo que es simplemente humo, por lo menos hasta ahora. Lo que me extraña, dado el planteamiento de alguno de ellos, es cómo diablos mi generación no ha salido toda tarada de atar, dado que, que yo recuerde, nadie nos enseñó a identificar y a gestionar nuestras emociones, nos las apañábamos, pobres de nosotros, al estilo Juan Palomo. Bueno, a lo mejor sí que estamos tarados dado el mundo basura que le vamos a dejar a las generaciones venideras. Por otra parte, dado el futuro que se vislumbra de legiones de empleados felizoides y poco versados en cultura, conocimiento, humanidades y ciencia (los contenidos ya no son lo importante, es más, a veces sobran), me aterra que aprendan los nenes precisamente eso, a ser felizmente bobalicones sin capacidad de respuesta ante los abusos laborales, políticos, sociales… esa clase que calla y otorga ante las injusticias y que se deja llevar por cuatro tweets (pantallas hasta en la sopa, quieren imponerles) o el mensaje malintencionado de los medios de comunicación afines o pertenecientes a tal o cual holding empresarial. De lo que hace realmente avanzar a los chavales, ratios bajas, nadie dice ni mu, oyes.
No me fío ni un pelo, amiguis.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *