«COMPETENCIA EN SENSATEZ»

Tiziano Tizona
Hoy he tomado un café con un buen amiguete, llamémosle Alberto, un currela por turnos desde los 14 años en fábricas varias; con todas las crisis, incluida esta última, a las espaldas. Un hombre honrado, cabal y trabajador. Alberto me ha preguntado por mi vacunación y me ha relatado que a su hijo mayor ya lo habían rejoneado, puesto que es profesor de historia en un instituto. El segundo hijo trabaja con él a turnos en la misma fábrica. Le dejo hablar de ellos porque se le nota a la legua que son su orgullo y que es uno de sus temas favoritos exceptuando el fútbol y su Valencia CF. “Al mayor le gustaba estudiar, estudiaba mucho, no perdía ni una beca, creó hábitos e hizo la carrera y la oposición. Ahora, ya con su sueldo, sigue estudiando cosas» me cuenta. “Diego no, él estaba deseando acabar con los libros, no estaba cómodo. En cuanto lo dejaron, se vino a trabajar conmigo. Está hecho un león en lo suyo y le veo feliz y contento. Le ha cambiado la vida desde que hace lo que le gusta, disfruta con ello. Yo estoy contento porque los dos están bien y donde quieren estar».
Hoy en día, y más mañana, al segundo le estarían obligando (eso es lo que pretenden) a permanecer obligatoriamente en el sistema educativo hasta los 18 para que les cuadre la estadística de abandono escolar. Y a Diego le negarían , por innecesarios cada vez más en el mar de la mediocridad y de los fuegos artificiales, esos hábitos de estudio que le permitieron afrontar con éxito una carrera y una oposición.
Veo más sensatez en Alberto que en todos lo ministros de educación, la OCDE, los gurús y el regimiento de apóstoles de la New Age educativa juntos.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *