ISA, NO NOS DEJES EN SUS MANOS

Tiziano Tizona
Dice nuestra Isa que hay que hacerle caso a la OCDE, que manifiesta que la repetición no mola y aumenta el abandono escolar. Este órgano que se ha enseñoreado de la educación, que no se ha elegido democráticamente y que no deja de ser un organismo de carácter económico con la banca mundial detrás,marca las directrices de nuestro sistema educativo. Dado que ellos se permiten el lujazo de opinar sobre nuestra faena (ojo, la culpa es de quien los escucha) démosles un poco de su propia medicina. No debe ser muy saludable confiar el futuro de la educación, y con ella de la sociedad, a unos pájaros que no han olido, ni de lejos, ninguna de las crisis que han sobrevenido desde su creación, condenando a la miseria a decenas de miles de familias; que están despidiendo a gente a paladas y que están recortando el servicio al ciudadano clausurando oficinas por doquier; que llevan decenios con el problema de las pensiones delante del hocico y la única solución que ven es que o te jubiles hasta que te estés arrastrando, o que cobres una miseria…o que te hagas un plan privado (ahí está la madre del cordero), que tuvimos que rescatarlos con miles de millones de una sociedad ya empobrecida y que no están devolviendo el montante (procuren ustedes no pagar sus préstamos o sus hipotecas). Bueno, pues a estos quiere Isa que les hagamos casito. La repetición puede que no sea la solución en muchos de los casos, ¿quiere usted arreglar eso?, pregunte al cuerpo docente, seguramente muchos coincidirán en que parte de la solución está en tener ratios bajas para poder ocuparse de la diversidad curricular dentro de cada aula. Pero esto, amigos, cuesta pasta, la misma que no se huele en los presupuestos para educación, la misma que se malgasta en cacharritos y mamandurrias varias, la misma que tienen esos de la OCDE…¿Quiere la banca echar una mano a la educación? Perfecto, que aflojen la gallina, que se invierta lo que nos deben del rescate en profesores yv en espacios educativos adecuados para atender a la chavalada y que dejen de marear la perdiz.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *