CUIDADO CON EL «EDUCAR DESDE EL CORAZÓN»

Tiziano Tizona
Veo en las redes a docentes que añaden en sus perfiles eso de que “educan desde el corazón”. No acabo de entender muy bien proceso en el cual los conocimientos y las competencias a transferir,y a adquirir, llegan desde una aurícula o un ventrículo a las entendederas del muchacho en el aula (o fuera de ella). Supongo que es una horterada más (mil perdones) de congreso educativo, ticherpráis y proyecto de toccata y fuga del aula. Pero puede ser que no, que sea una poética manera de expresar que te gusta tu trabajo y que le tienes aprecio a la muchachada. Que te emocionas cuando un alumno supera con esfuerzo y tesón sus dificultades y que levanta una adaptación, por ejemplo. Que íntegras en el aula a un arrinconado y lo ves sonreír, de verdad, con sus compañeros. Que notas en su cara el interés y la ilusión. Que ves que está adquiriendo un bagaje cultural que , en muchos casos, no podría adquirir fuera del ámbito escolar por su situación económica y/o sociocultural. Que la felicidad que el polluelo siente, porque la siente, se transforma en bienestar y satisfacción
por el trabajo bien hecho y bien aprovechado. Entonces sí lo entiendo. Aunque personalmente prefiero que se eduque desde el conocimiento.
Dicho esto, cuidado con la exaltaciones de la vocación, de los corazones y de dedicar la vida a….(sobre todo si parten de aquellos que no pisan aula ni se manchan de tiza) porque suele (o puede) llevar implícita un recorte en tus derechos, en tu sueldo o en tu tiempo para ti y los tuyos. Avisados quedan.

Print Friendly, PDF & Email

4 pensamientos sobre “CUIDADO CON EL «EDUCAR DESDE EL CORAZÓN»

  1. Aristóteles dijo: «Educar la mente sin educar el corazón no es educación en absoluto». Veo que no has comprendido la transcendencia de esta frase. Hace referencia a que una persona no se puede considerar completamente formada educando solo una parte de su ser («la mente») sino que es necesario darle valores y enseñarle que, además de conocimientos, también existen las emociones. Por otra parte, cuando alguien hace uso de esta frase, como suele ser mi caso, es básicamente porque la neurociencia y la neuroeducación han demotrado que solo aquello que nos emociona y que, por tanto, suele tocarnos de alguna manera el corazón, aprende mejor aquello que se le está enseñando. Los docentes no podemos ser robots que actuan como simples transmisores del conocimiento, también somos personas con alma y corazón y eso también deben verlo y aprenderlo los alumnos. Y, si de paso consigues llegarles mínimamente al corazón, emocionándolos dentro de las posibilidades de tus materias, para que aprendan mejor y con valores pues mejor que mejor, ¿no crees?

    1. Aristóteles también parceló el conocimiento y aquí andamos a vueltas con los ámbitos. Creo que la que no acaba de entender el texto es usted. Dicho sea desde el más absoluto respetó.

  2. Discrepo completamente. Y sigo pensando que el que no ha entendido nada es usted. Dicho desde el respeto tambión. Dejo zanjo el asunto porque veo que no vamos a llegara ninguna parte y valoro demasiado mi tiempo. Feliz educación desde solo la mente. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *