EMPEZAR EL CURSO CON «ALEGRÍA»

Tiziano Tizona
Nos pilló a todos con el pie cambiado el cese de nuestra Isa. Sánchez se marcó uno de sus sanchazos de libro (decir dos días antes que no proyectaba crisis de gobierno para dos días después sacar la katana) que se llevó por delante a la señá ministra. No tardó en confirmarse el nombre de la nueva doña: Pilar Alegría, y los hocicones de las redes nos dedicamos a lo que mejor nos sale: hocicar. Empiezan a salir los primeros datos que indican que se trata de la Delegada del Gobierno en Aragón y que, “chorprecha”, es maestra. Unos y otros, tirios y troyanos, profesaurios e innovadores nos alegramos de que, por fin, una docente se hiciera cargo del ministerio de la cosa. Poco nos duró la alegría por Alegría porque casi al instante, se husmeó en su currículum y nos dimos cuenta de que no hay nada reseñable en el ámbito de la tiza a nivel laboral. Sabemos que ha recogido fruta en su pueblo, que ha sido camata los fines de y que incluso ha ejercido de sexadora de pollos (es en serio). Toda experiencia laboral restante hay que buscarla dentro del paraguas de su partido, el Psoe. La euforia con la que principió la jornada se fue diluyendo poco a poco respecto a la nueva y alegre doña que ha de ser la encargada de implementar la LOMLOE. Esperemos que tenga capacidad para corregirla y aumentarla, y que pase de Ley Celaá a Ley Alegría, ya que solo con el cambio de nombre ganamos todos. Lo justo es juzgar a las personas por sus actos y, por ahora y a la espera de que se produzcan, solo podemos y debemos desearle desde aquí mucha suerte y mucho tino. Por ahora, empezaremos el curso con Alegría, suena bien.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *