DE DÓNDE SACAS «PA» LO QUE DESTACAS

Tiziano Tizona
Dándole vueltas al pastón que se están dejando en aparatos con la cantinela de la digitalizaleches, en claro perjuicio de las ratios y la atención efectiva de los distintos niveles curriculares que nos encontramos en las aulas. No acabo de ver la relación entre ese dineral y la contundencia deseable de conocimientos y capacidades en nuestros alumnos. Si lo deseado es que un alumno sea competente a la hora de confeccionar un trabajo o una investigación utilizando los medios digitales, que sea capaz de rellenar un impreso y mandarlo, hacer tablas y gráficas y/o composiciones artísticas… lo mejor es que un experto en informática le enseñe en sus horas de informática. Y que dejen al de literatura con sus Quevedos y sonetos, al de filosofía con su Sócrates y su Nietzsche y al de historia con sus tirios y sus troyanos. Apoyándose, eso sí, en los medios digitales que la asignatura, el alumnado y el conocimiento en cuestión requiera, si es que lo requiere. Es decir, hay que tratar esa competencia como fin desde una (o varias) asignaturas y como medio en las restantes. Por otra parte, no acabo de ver la ventaja en que un niño lea en un chromebook en vez de en un libro, o que la modernidad sea proyectar en una pizarra digital lo que ya aparece en un texto, o que te explique flipperteacher a través de youtube en vez de tu profe, que lo tienes al lado. Por lo menos, esa supuesta ventaja no justifica la sangría de millones, en mi opinión de profesaurio. El mundo digital y tecnológico es innegable y hacerlo es de ser muy cafres. La función de la escuela debe ser humanizarlo y poner freno a sus ansias de control (estamos cediendo datos de los niños y metiéndolos en un sistema que es, principalmente, de incitación al consumo, no lo olvidemos) y de creación de una masa de pasivos espectadores acríticos preparados para tragarse cualquier sapo que a la multinacional de turno se le ocurra para aumentar sus ya pingües beneficios. Si saber escribir un email puede ser muy beneficioso, pintar una acuarela, componer un soneto o un relato, explicarse la Revolución Francesa y resolver porcentajes también. No metamos todos los huevos en el mismo cesto… por si no tiene culo.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *