ASÍ NO SE PUEDE, CARAJO

Tiziano Tizona
Que me aspen si en estas condiciones se puede trabajar. La inmensísima mayoría de los centros educativos de este país que presume de digitalización, de siglo XXI, de innovación y de mil y una zarandajas más, no cumple la normativa de las condiciones estipuladas para el trabajo en interiores. Ojo que no solo estamos sufriéndolo los docentes (acostumbrados ya a recibir estopa a diestro y siniestro) sino que son los chavales los que aguantan con estoicismo mayúsculo el precario acondicionamiento de las aulas. Saldrá el cuñado de turno manifestando: “In itris tribijis timbiín hici quilir (En otros trabajos también hace calor) traducido”. Pero vamos a ver, so pedazo de muflón, ¿ves normal a niños con la camiseta aguarchada de sudor ya a las 10 de la mañana? A la sociedad eso le importa tres carajos puesto que el tema está en que tengamos a los niños guardaditos y entretenidos, da igual si trabajan o no y en las condiciones que estén mientras no den por saco y permitan la conciliación (entendida esta por pasar menos tiempo con ellos). Los políticos educativos miran para otro lado desde sus gigantescos despachos climatizados y hacen oídos sordos entre café helado y café helado, entre presentaciones de proyectos de editoriales y saraos bancarios y empresariales varios. No deben ver estos mucho negocio en las empresas de aires acondicionados o, por lo menos, deben ser menos pingües que los que les ofrecen los de los chromebooks y demás aparatitos. Así un año tras otro, así un estío tras otro. Alguno saldrá proponiendo una asignatura de “movimiento de abanico saleroso» a lo Lola Flores. Competencia folclórico-térmica. Al tiempo.

Print Friendly, PDF & Email

1 pensamiento sobre “ASÍ NO SE PUEDE, CARAJO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *