PREGUNTADLES A ELLOS, VALIENTES

Tiziano Tizona
Ya que a los docentes se los pasan por el arco del triunfo ministerial propongo que pasen una encuesta al final de curso a los que ellos llaman los “clientes”, es decir, los alumnos. Cabe la posibilidad de que se encuentren con lo que no buscan. Más allá de gurú de turno o del CEO de tal o cual empresa, más allá del yogui emocional y de la posición de los astros en virgo o en acuario está el impacto de la enseñanza y del enseñante en el alumnado. Sin que tenga ningún valor estadístico, la conclusión que yo he sacado de mis pesquisas a lo largo de los años (y mucho más en estos últimos) dista mucho del modelo de enseñanza que se está intentando implantar. El alumno, incluso los más movidos y menos interesados, admira en el profesor más que nada lo que es capaz de enseñar, lo que es capaz de transmitir con su dominio del tema y con su motivación. Les gusta que les expliques las cosas, no les molesta la “clase magistral» si eres capaz de hacerla interesante. Incluso, sorprendentemente, ni siquiera le hacen ascos a estudiar si ven que consiguen adquirir esos conocimientos a través de poner codos. Odian los trabajos en grupo los cartelitos y los colorines (sobre todo en los cursos superiores) y valoran más un seis en ciertas asignaturas que un nueve en otras porque tasan el esfuerzo que les ha costado el resultado. Son mucho más duros en la autoevaluación que nosotros mismos y le dan una importancia capital al orden dentro de las clases (principalmente los “estudiosos»). Puede que otros hayan sacado otras conclusiones distintas y mi percepción esté totalmente equivocada. Midámoslo y enfoquemos la enseñanza teniendo en cuenta también la de aquellos que se pasan el día al otro lado, pero también en las aulas y, ya que estamos orientando la enseñanza a los términos empresariales, hagamos nuestro eso de “el cliente siempre tiene la razón”.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *