IN MAI OPINION OF THE PADRERA

Tiziano Tizona
Uno no acaba de entender esa necesidad imperiosa de exhibirse, y mucho menos de exhibir a los chicos (hay que recordar que, en su inmensa mayoría son menores). Está muy bien compartir experiencias y proyectos, de hecho hay gente que sube materiales y apuntes valiosísimos (muchos de ellos con carácter gratuito) de los que nos aprovechamos todos. Eso admirable. También hay quien explica en vídeos contenidos de los que beben los chicos cuando tienen alguna duda, nuevos aplausos, pero sin olvidar que la modernidad consiste en la instrucción directa pero con una cámara; no se puede renegar de un método sirviéndote a la vez de él para implementar los aprendizajes. No acabo de ver lo significativo de exponer al público a niños bailando la conga, comiendo chocolate con churros o subiendo un cerro a la pata coja. Es más, da la impresión que la educación ha pasado de algo cuyo fin es que permanezca en los adentros de chicos con la misión de madurar y germinar hacia afuera para beneficio de la sociedad a una fuente más de likes para hinchar egos de profesores y cuentas bancarias de las plataformas que sostienen las redes sociales. Ese exhibicionismo puede que sea producto de la inmadurez, de la búsqueda de protagonismo y de la poca profundidad de esta sociedad que debiéramos combatir precisamente en estos tres aspectos entre otros, por lo menos en el ámbito académico. Se ven cosas chulas, pero no conviene olvidar que la misión principal es que aprendan, que aprendan y que aprendan…las fotos y las publicaciones también es preciso que sigan ese patrón. IN MAI OPINION OF THE PRADERA.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *