YA ME QUEDO MÁS TRANQUILO, NO SEÑOR

Presidente del Gobierno ante las cámaras. Bronceado. Moreno de trabajador de carreteras tras todo el mes de agosto currando bajo el sol. Declaraciones al respecto del regreso a los centros educativos. Competencias delegadas a las distintas comunidades autónomas. ¿Información? Ninguna. Aún así, afirmación absoluta de que la vuelta al cole será con seguridad.

Estudio. Uno más. A una semana del comienzo del curso. ¿Conclusión? Los niños contagian seis veces menos el coronavirus que los adultos. ¿Creíble? Puede ¿Conveniente? Mucho ¿Sospechoso? Qué va.

Conferencia Sectorial Conjunta de los ministros de Sanidad, Educación y Política Territorial con los consejeros del ramo educativo de las distintas comunidades autónomas. Sin acuerdo en cuanto a la ratio, las PCR, la figura del enfermero, el absentismo, la responsabilidad de los padres… Medidas y recomendaciones insuficientes. Celaá anuncia un «acuerdo total» con las CCAA para coordinar las medidas de la ‘vuelta al cole’.

Medidas. Ahí van en resumen:

– Se ha acordado una actividad lectiva presencial para todos los niveles y etapas del sistema, priorizándola para los más pequeños hasta 2º de ESO.

– Los centros se mantendrán abiertos durante todo el curso escolar, con el servicio comedor y el servicio de apoyo a menores con necesidades especiales y en situación de vulnerabilidad.

– El personal que trabaje en el centro educativo reducirá a lo imprescindible su permanencia en el centro promoviéndose la realización telemática de todas aquellas actividades no lectivas que así lo permitan.

– Todos los centros designarán un responsable para el COVID-19, que deberá estar familiarizado con todos los documentos del coronavirus.

– A nivel autonómico se constituirá un grupo de coordinación y seguimiento de la evolución de la pandemia por las consejerías competentes en materia de Sanidad y Educación.

– El uso de la mascarilla será obligatoria a partir de los 6 años con independencia de la distancia de seguridad. En educación infantil y en primer ciclo de educación primaria, la organización del alumnado se establecerá en grupos de convivencia estable, en cuyo ámbito no se aplicarán criterios de limitación de distancia.

– El lavado de manos deberá producirse cinco veces al día -a la entrada y salida del centro educativo, antes y después de ir al patio, de comer y siempre después de ir al aseo- y deberá mantenerse informada a las familias y dar formación a los profesionales.

– Se tomará la temperatura corporal a todo el alumnado y el personal de forma previa al inicio de la jornada. Se deberán evitar aglomeraciones y asegurar el mantenimiento de la distancia interpersonal de al menos 1,5 metros.

– Se evitarán aquellas actividades en el centro educativo que conlleven la mezcla de alumnado de diferentes grupos de convivencia o clases.

– Otorgan una gran importancia a la ventilación, limpieza y desinfección de las instalaciones, manteniendo con distancia los servicios de comedor y transporte escolar.

– Se ventilarán con frecuencia las instalaciones de los colegios, al menos durante 10-15 minutos al inicio y al final de la jornada, durante el recreo, y siempre que sea posible entre clases, manteniéndose las ventanas abiertas todo el tiempo que sea posible.

– Los eventos deportivos o celebraciones que tengan lugar en los centros educativos se realizarán sin asistencia de público.

– Ante la aparición de casos en el centro educativo: Evitar la asistencia al centro de personas con síntomas. Se mantendrá la actividad extremando las precauciones hasta confirmar o descartar la infección en la persona con síntomas. El centro educativo informará de que el alumnado con cualquier sintomatología aguda no puede acceder al centro educativo.

– Los trabajadores vulnerables a la COVID-19 mantendrán las medidas de protección de forma rigurosa.

– Priorizar en la medida de lo posible la utilización de espacios al aire libre en los colegios.

– Se recomendará a la ciudadanía la priorización del transporte activo (caminar o bicicleta) en rutas seguras a los colegios como opción de movilidad que mejor garantiza la distancia interpersonal.

– Se emprenderán acciones para prevenir el estigma o discriminación en relación con la COVID-19, cuidando de manera especial las situaciones de mayor vulnerabilidad emocional y social que hayan podido producirse como consecuencia esta pandemia.

– Se informará y formará a las personas trabajadoras sobre los riesgos de contagio y propagación de la COVID-19, con especial atención a las vías de transmisión y las medidas de prevención y protección adoptadas en el centro.

Recordatorio. La toma de temperatura podrá hacerse en el centro o en casa. Por si las moscas, el ministro Illa zanja la duda sobre lo idóneo de la decisión. Le cuesta creer que un padre lleve a clase a sus retoños sabiendo que están con fiebre. «Hay de todo pero me cuesta creerlo».

La ministra de educación habla de nuevo. El objetivo, conseguir una vuelta segura, saludable y sostenible para toda la comunidad educativa. Lo del transporte activo, una pasada.

Mientras tanto, comentarios de distintos colectivos autorizados. Algunos padres exigiendo la vuelta de los docentes porque, argumento razonado e indiscutible, llevan seis meses sin hacer nada. Ciertos docentes justificando la politización de la educación porque «los otros» son el enemigo, ergo defendiendo el retorno a los centros o no según su afinidad personal al partido gobernante en su comunidad o no…

Hay más. Pero con esto, suficiente. Gracias. Con esto ya me quedo más tranquilo a tres días de volver a mi centro…

… No señor.

Print Friendly, PDF & Email

1 pensamiento sobre “YA ME QUEDO MÁS TRANQUILO, NO SEÑOR

  1. Os paso un articulo del 3 de Agosto que indicaba justamente lo contrario.

    Niños menores de cinco años pueden tener una carga viral hasta 100 veces mayor que los adultos, según estudio.
    Francisco Aguirre A.
    Una investigación encontró una alta carga viral en la nariz y garganta de los niños, sugiriendo que su papel en la propagación de la enfermedad es mucho mayor de lo que se piensa. Sin embargo, expertos dicen que todavía faltan pruebasPara determinar la carga viral en los pacientes, los médicos tomaron un hisopo nasofaríngeo estándar y lo analizaron utilizando un método llamado reacción en cadena de polimerasa cuantitativa (qPCR). Durante cada ciclo de qPCR, la cantidad inicialmente pequeña de material genético viral se duplica, lo que lleva a un aumento exponencial. Si hay más material genético en el hisopo al comienzo, se necesitan menos ciclos para alcanzar el llamado umbral de ciclo.

    Las muestras recolectadas de niños más pequeños generalmente tenían umbrales de ciclo más bajos, lo que significa que desde el inicio tenían más virus presentes en sus muestras. Los autores del estudio observaron en retrospectiva durante varias semanas, entre fines de marzo y finales de abril, para ver qué tan común era este resultado.

    Debido a que se esperaría que las personas con infecciones severas tengan altas cargas virales, el equipo incluyó sólo individuos con síntomas leves o moderados, excluyendo personas con infecciones asintomáticas, aquellas que no podían determinar cuándo habían comenzado sus síntomas y quienes habían experimentado síntomas durante más de una semana antes de la prueba.

    Después de dividir a los participantes en los tres grupos de edad, específicamente, niños menores de cinco años, niños entre cinco y 17 años, y adultos de 18 a 65 años, los científicos vieron que los resultados bajos del umbral de ciclo eran consistentes en pacientes más jóvenes, mientras entre niños mayores y adultos eran más comparables entre sí.

    El Dr. Michel Serri, infectólogo de la Clínica Dávila, afirma que “es conocido que la población infantil puede ser portadora de distintos virus respiratorios con cargas a veces mucho más altas que la población adulta, pero no necesariamente más sintomática. Por lo tanto, esta investigación es un dato que se debe analizar bien porque se trata de un estudio descriptivo en el que no están diferenciadas las características específicas de cada paciente, sus grupos o si tienen factores de riesgo específicos”.

    “De todas maneras es un dato importante, principalmente a tener cuenta en el ingreso a clases o de grupos familiares donde los adultos estén infectados y estos niños puedan ser portadores en su colegio o en otra comunidad infantil”, añade.

    El estudio coincide con tras investigaciones preliminares realizadas en Alemania, donde se encontró que 47 niños entre uno y 11 años tenían cargas virales tan altas como las de los adultos; 438 niños en Francia, con puntuaciones de umbral de ciclo similares entre niños asintomáticos y aquellos con síntomas; y el trabajo de investigadores en Corea del Sur, que descubrieron que personas entre 10 y 19 años transmitían la enfermedad con la misma frecuencia que los adultos.

    Cabe señalar que los científicos también han recurrido a otras enfermedades para evaluar la probabilidad que los niños transmitan el coronavirus, pero aún faltan pruebas. No existe evidencia que los niños jueguen el mismo papel con este virus que, por ejemplo, el virus de la gripe, en el que está bastante claro que son los principales impulsores de la propagación.

    El Dr. Rodrigo Vergara, pediatra infectólogo, especialista en vacunas y Director de la escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso, afirma no haber visto un gran número de niños enfermos, pero señala que tuvo contacto con uno de los fallecidos -no confirmado por examen PCR-, que muy probablemente haya tenido la enfermedad.

    “Uno tiende a pensar que a mayor carga viral van a contagiar más”, asegura. “El estudio apunta a confirmar el hecho que los niños tengan una carga viral más alta que grupos de otras edades, y al mismo tiempo es posible que tengan una mayor tolerancia al virus”, puntualiza.

    “Se han hecho varios estudios en niños pero al no tener tantos casos en número, aún no sabemos por qué se han infectado menos. Las cifras siguen siendo bajas en cuanto a letalidad, pero si hacemos una comparación con adultos jóvenes no es tan bajo, y ellos sí se han enfermado aún más”.

    “No está clara cuál es la razón. Puede ser que las moléculas que generan daño estén menos presentes en los niños, pero no se sabe por qué”, sostiene.

    Leído en:
    https://jamanetwork.com/journals/jamapediatrics/fullarticle/2768952
    Doc. de referencia:
    https://www.latercera.com/que-pasa/noticia/ninos-menores-de-cinco-anos-pueden-tener-una-carga-viral-hasta-100-veces-mayor-que-los-adultos-segun-estudio/MUGFDJQNF5DR7PA4AKFVNQWVIM/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *