PERMITIR/FOMENTAR EL CAFRISMO Y QUEJARSE

Tiziano Tizona
Vamos a ver si nos damos cuenta de que la combinación de niño y móvil (o similar) es explosiva. Si a eso le sumamos su presencia en las redes sociales, aunque suene exagerado, puede llegar a ser letal. Que se lo cuenten al chaval de 13 añitos de un colegio valenciano al que le realizaron el reto viral moda: el “mataleón» consistente en que un compañero te aprieta el cuello hasta que te desmayas. Total que el chico acabó en el hospital y estuvo a punto de no contarlo. Que me cuenten a mí las ventajas que tiene que un niño posea un móvil, que empezaré a relatar riesgos hasta que se me gaste la saliva. Harto estoy de poner media sonrisa cuando un padre me relata lo bien que pasa las fotos o quita publicidades en el móvil o en la tablet su nene de infantil. Harto estoy de los ciberacosos que sufren alumnos míos por wasap o similares y que vengan los padres a contarme milongas y se vayan con el rabo entre las piernas cuando les digo que les quiten el móvil y que no es legal que sus criaturas estén presentes en las redes sociales. Harto estoy de que la adicción a las pantallas se promocione desde los propios centros escolares y las administraciones. ¿Quieren digitalización? Perfecto, doten a los centros de ordenadores y que se trabaje allí bajo la supervisión de un docente, no les den cacharritos para llevarse a casa, pónganse duros con los papis y las mamis que luego vienen los lamentos. No todo es negocio, Hulios.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *