LA SALCHICHA OPOSITORA

Tiziano Tizona
Digno de un sainete, o de un esperpento de don Ramón María del Valle-Inclán, lo de las presentes oposiciones a lo largo y ancho de la piel de toro.
Exámenes perdidos, temperaturas dignas de horno en las aulas, los tribunales ejerciendo de trileros con los exámenes en las reclamaciones… y un largo etcétera. Cosa que, en tiempos estivales, no deja de ser una constante como las olas de calor o las picaduras de medusa en las costas.
El plus lo marca la salchicha, digna del libro  Guinness de los récords, que han embutido, con carne picada de opositor, los tribunales.
Una batida que requiere un examen de sus causas, porque las consecuencias ya las conocemos.
Candidatos con notazas en sus universidades  que obtienen calificaciones dignas de aplicarles un ACIS en la parte de dominio de sus especialidades, dan a entender que: o bien los grados los obtienen vía tómbola, o en la propuesta(o corrección) de examen a alguien se le ha ido la pinza.
Que el primer examen lo picie más de la mitad de opositores y se vaya al segundo con más plazas que candidatos, da a entender que: o bien es más fácil entrar en la NASA que en la administración, o que hay sepias más preparadas que los aspirantes presentados(cosa que me niego a creer dado la pasta-ahí está el negocio-y el tiempo que exige presentarse con cierta probabilidad de éxito. Además, sospecho que muchos de los opositores tienen más preparación que algunos miembros de los tribunales por los motivos anteriormente expuestos:inversión de parné y de tiempo).
Soy de los que opina que un maestro demuestra su valía, casi exclusivamente, en un aula y delante de 30 leones con la cabeza repleta de reguetón, de selfies y de fornites y no el tamaño o la fuente de una letra en una programación. Todo lo que no sea encarar el proceso opositor por ese camino no es más que «mantenella y no enmendalla».
El año que viene más medusas, más hidratarse y ropa ancha, más mosquito tigre, más sainetes, más de lo mismo. Sigamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *