EL INFAME BAMBOLEO DE LOS EDITORES

Tiziano Tizona-
Los editores se acongojan.
De leones a huevones; de «nos presionan con mecanismos bastardos» a no recibir presiones políticas; de ejemplos de cacicadas frescos como los donuts del día a «son de una época muy remota»…
¿Quién o qué ha obrado tal milagro?
Una reunión con Celaá en el ministerio.
Se me viene a la cabeza la escena esa de «El Padrino» con Isa en plan Marlon Brando acariciando un gato en el regazo y los valientes editores empapando cleenex de sudores mientras les recuerdan quién tiene la sartén de las prebendas, licencias y contratos por el mango de los presupuestos públicos.
Hablando de gato: evidentemente, ahí hay gato encerrado; y, evidentemente, nos vamos a enterar y lo vamos a contar.
Valientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *